Cuatro Recursos para Estudiar la Biblia y Cómo Sacar Mejor Provecho de Ellos

En nuestras publicaciones anteriores te hemos motivado a realizar un proceso de estudio de las Escrituras en el que emplees tu mente y dependas del Espíritu Santo, atendiendo a un proceso de comprensión, interpretación y aplicación. Sin embargo, hay puntos en los que necesitarás hacerte de recursos que pueden ser útiles para sacarte de un atolladero de incomprensión, o aclarar una duda. Estos sin embargo, te recomendamos los uses después que efectivamente hayas usado lo que tú tienes.

Estamos en una época sin precedentes en cuanto a conocimiento de los idiomas originales de la Biblia, comentarios, traducciones, concordancias, audiolibros, videos, y paremos de contar. Tenemos mucho de qué echar mano, pero necesitamos tener criterio al usarlo. Por ello empezamos haciendo una advertencia acerca sobre los recursos: son producidos por personas. No tienen el carácter autoritativo de las Biblia. Pero, como te hemos explicado en otras ocasiones, siendo que existe una gran brecha por tiempo, idioma y cultura en general entre nosotros y la Palabra, algunos de estos recursos nos ofrecen un puente bastante útil para acortar esas distancias.

La mayoría de estos recursos ya se encuentran en línea, y no todos son gratuitos. Pero al final no necesitas tantos, sino los apropiados. En esta ocasión te hablaremos de cuatro recursos útiles, te explicaremos por qué lo son y te diremos cuándo es mejor utilizarlos. También te proporcionaremos una lista de los sitios para que accedas a ellos.

1. Concordancias. Son índices verbales, o listas de palabras organizadas alfabéticamente que presentan los versos en los que la ocurrencia de un término se da. Algunas biblias traen concordancias breves, pero en su mayoría están circunscritas a la palabra en la lengua traducida. Son esas listas que agregan al final en la que ves la entrada de la palabra, por ejemplo, “testigo” y verás los versos en los que aparece la palabra.

Sin embargo, las concordancias más precisas son aquellas basadas en el idioma original, de las cuales Strong es la más famosa. Uno de los mejores recursos disponibles para estudiar con concordancia es el Software Logos que tiene muchas funciones que están disponibles en su versión gratuita. Otro sitio en el que consigues la concordancia Strong es stepbible.com. No obstante, nosotros hemos hallado que logosklogos.com es un sitio bastante noble y sencillo de manejar.

2. Mapas. Sí, los mapas son increíblemente útiles y generalmente son las hojas que se rompen de nuestras biblias físicas y no consideramos pérdida. Te contamos que siendo que la mayoría de nosotros no está familiarizada con la geografía de Medio Oriente y el Mediterráneo, los mapas son una tremenda ayuda a la hora de entender el texto bíblico. Cuando el autor bíblico menciona sitios asume que su audiencia conoce de qué habla, y puede ubicarse en el espacio. Por ejemplo, cuando Lucas nos dice que el ángel Gabriel visitó a María y nos explica que su ubicación era Galilea y más adelante nos cuenta que ella se fue a una ciudad de Judá, visualizar un mapa nos permite entender que hizo un recorrido de extremo a extremo.

¿Dónde consigues mapas? Pues hay muchos sitios en internet, pero sí enfatizamos que los mejores son aquellos orientados a enseñar la Biblia. Si tienes una Biblia física, lo más seguro es que tiene un par de mapas en la parte de atrás. Mencionar el sitio tiene una intención y crea una idea en la audiencia que podía ubicarse espacialmente sin problema. Así que te recomendamos muchísimo que busques un mapa cada vez que la Biblia menciona un lugar. Un sitio con mapas útiles es bibliatodo.com, pero hay algunos otros excelentes.

3. Diccionarios. Su nombre mismo lo dice. Nos explican definiciones a la luz de la Palabra. No nos referimos a un diccionario de la Real Academia Española, sino a los bíblicos. Son muy útiles en explicar, algunos de manera más enciclopédica que otros. Algunos integran el concepto del Diccionario Vine, que es un diccionario de términos hebreos y griegos, el cual te recomendamos también, porque es más exhaustivo en su explicación de palabras que las concordancias.

Los diccionarios nos sirven de comentarios y permiten cerrar esas brechas de tiempo, cultura e idioma que nos pueden nublar la comprensión del texto. La Biblia tiene términos extraños y ajenos a nuestra realidad: filacteria, propiciación, capa, trillo, piedra de molino. Ya te hemos explicado la importancia de entender el qué dice de un pasaje como fundamento para ir a la capa del significado, de manera que puedas aplicar apropiadamente. Hay varios diccionarios en línea disponibles, algunos más académicos que otros. Puedes consultar wikicristiano.org, diccionariobiblico.net. Nosotros tenemos uno físico que amamos: Nuevo Diccionario Bíblico Certeza.

4. Comentarios. No son solo aquellos en los que alguien comenta verso a verso un pasaje bíblico, sino toda información que parta del pasaje: prédicas, artículos, libros, podcasts, estudios. Por eso es que hay comentarios buenos y, honestamente, no tan buenos. Nosotros particularmente preferimos los comentarios que buscan explicar el contexto lingüístico e histórico y te explicamos por qué. Las impresiones que alguien tiene de un texto de la Palabra pueden, sin duda, edificar nuestras vidas, pero si solo parten de su percepción del pasaje ignorando el contexto, son solo ideas chéveres.

Te lo hemos dicho en otras ocasiones: cuando el análisis de un texto carece de rigurosidad exegética hay riesgos de eiségesis, que no es más que aliñar el texto con nuestras ideas personales. Por ello es que, en nuestra opinión, los mejores comentarios para los que queremos estudiar la Palabra con mente propia, son aquellos que nos proveen un marco referencial, pero no nos ofrecen el alimento digerido. Insistimos, el aporte de otro hermano puede ser edificante en un momento, pero puede ir desconectado de la intención del texto.

Entre nuestros comentaristas favoritos están Craig Keener, especialista en Nuevo Testamento y N.T. Wright, como también el Pastor John Piper. En cuanto al Antiguo Testamento, nos bendicen mucho las enseñanzas de Tim Mackie (Proyecto Biblia), y Michael Heiser. Pero no son los únicos. La serie BE de Warren Wiersbe es excelente, así como también el comentario en línea de Robert Constable.

Hemos hecho una búsqueda básica y algunos sitios que podrían servirte son:

De manera que aquí tienes algunos recursos a los que les puedes sacar provecho. Con el tiempo irás desarrollando criterios para utilizarlos, pero si tienes alguna pregunta, no dudes en dejarla en los comentarios.

1 comentario en “Cuatro Recursos para Estudiar la Biblia y Cómo Sacar Mejor Provecho de Ellos”

  1. Carlos Luis Gallardo Ampueda

    Gracias por oermitir acceder a este blog cuyo contenido es tan necesario en los actuales momentos ,blog de bendiciones .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *