Seis Cosas para las que no Sirve la Biblia (parte II)

Hace muchos años llegó un hombre pidiendo ayuda  a la iglesia a la que asistíamos, diciendo que estaba poseído por un demonio. Estuvo varios días allí siendo ministrado intermitentemente por diferentes personas, pero hubo un momento en el que el joven que vigilaba la iglesia y otro hermano se quedaron solos con él. En ese momento el hombre tuvo una manifestación demoníaca y el joven vigilante temeroso de lo que pudiera ocurrir le preguntó al otro hermano qué hacer, a lo que el hermano le respondió: ¡Dale con la Palabra! El joven tomó la Biblia dispuesto a golpear al hombre endemoniado con ella, cosa que el hermano fue capaz de impedir, gracias a Dios. La historia es verídica, y nos habla de cómo podemos darle mal uso a la Biblia.

Si bien la Biblia siempre surtirá beneficios porque es la hermosa Palabra de Dios, la mejor forma de sacar provecho de ella es usarla en los términos en que ella misma fue establecida, y no adaptarla a nuestra visión. Si no lo hacemos así, terminaremos escuchando nuestra propia voz y no la verdad de Dios.

En nuestra publicación anterior comentábamos sobre cómo las expectativas erradas de la Biblia nos limitan para conocer mejor a Dios. Si bien la Biblia siempre surtirá beneficios porque es la hermosa Palabra de Dios, la mejor forma de sacar provecho de ella es usarla en los términos en que ella misma fue establecida, y no adaptarla a nuestra visión. Si no lo hacemos así, terminaremos escuchando nuestra propia voz y no la verdad de Dios. Alterar el mensaje con nuestros matices culturales agrede la intención de Dios y nos roba la posibilidad de madurar y crecer en Él. Así que revisemos las otras tres funciones más que no tiene la Biblia.

4. No es un libro para incrementar tu intelecto. Léenos bien, la Biblia tiene el potencial de expandir tu conocimiento acerca de muchas cosas, pero su función es darnos conocer a Dios. Si leemos la Biblia “para saber más”, estamos viéndola como una enciclopedia y no es esa su función. En los Cinco Tipos de Lectores de la Biblia hablamos también al respecto. La Escritura, como dijimos en el artículo anterior, está orientada a mostrarnos el carácter, la naturaleza, el accionar y el perfecto plan de Dios. Cuando contemplamos eso, nuestra vida es cambiada. ¿Cómo? Revisa Cinco Maneras en que la Biblia nos Transforma.

Sin duda, es fascinante aprender sobre el Antiguo Medio Oriente, el hebreo y el griego, las costumbres de los tiempos bíblicos, y muchas cosas más, pero todo eso nos debe llevar a ver a Dios más claramente y no solo a saber mucho. Cuando usamos la información para contextualizar la verdad que se halla en las Escrituras, esta solo adquiere más relevancia y se convierte en algo tan trascendental que marca nuestro ser para caminar en ella.

Buena pregunta: ¿Qué puedo aprender sobre la cultura bíblica?

Mejor pregunta: ¿Cómo puedo ver a Dios moverse en un tiempo y cultura diferentes a los actuales?

5. No es un amuleto. Puede estar abierta en el Salmo 91 para mantener a raya al diablo, puedes meterla debajo de tu almohada para dormir bien o puedes cargarla en la mano al atravesar una calle oscura, pero estamos hablando hojas de papel empastadas. El poder de la Biblia está en su mensaje, no en el material. De hecho, Jesús no enfrentó la tentación en el desierto con un rollo de Deuteronomio, sino que la ley estaba en su mente y corazón. Además, el Espíritu Santo que había descendido sobre Él en el bautismo y le impulsó al desierto le empoderó para enfrentar la tentación. Ese mismo Espíritu habita en nosotros, por cierto. Sí, hay muchos testimonios hermosos con acontecimientos relacionados con la Biblia, pero el poder no está en lo material sino en el Aliento Divino que inspiró a los autores a escribir lo que hoy leemos.

Por esa razón, el joven del que te contamos al inicio no iba a lograr nada más allá de un topetazo,  golpeando al pobre hombre endemoniado con la Biblia. Aunque la idea de un bibliazo suene tentadora en ocasiones, el poder de la Palabra está respaldado por el Dios que la ha hablado. Por supuesto, eso no es razón para maltratar la Biblia o no cuidarla. Es un libro sagrado, pero lo sagrado es su mensaje, no su presentación.

Buena pregunta: ¿Dónde habla la Biblia sobre Dios protegiendo a sus hijos?

Mejor pregunta: ¿Cómo la fidelidad y protección de Dios se hace evidente aun en pasajes en donde parece ausente o pasivo?

6. No es una bola de cristal, no es un libro mágico o esotérico. Aunque puede tener relación con lo anterior, lo que queremos decir es que muchas veces queremos saber el futuro en términos detallados y específicos a través de la Palabra. Déjanos contarte que la Biblia no es para eso. Las Bodas del Cordero son nuestro destino. ¿Te parece muy general? ¿Quieres saber si vendes el carro? ¿Quieres saber si mudándote te va ir bien? Cuidado con los versos que usas para apoyar tus decisiones.

Pablo le dice a Timoteo que la Escritura nos hace sabios para salvación. Es decir, lo que allí encontramos es el consejo de Dios para nuestra vida en Él, pero tendremos que aprender a andar en el Espíritu, sintonizar nuestra vida con el cielo, y utilizar la sabiduría que se nos ha confiado, para tomar decisiones en base a los principios que la Biblia enseña. Dios está más interesado en nosotros que en nuestras decisiones. Mientras más permanezcamos en Él, más probabilidades tenemos de hacer Su voluntad. Para más al respecto, puedes leer también, Cinco Tipos de Lectores de la Biblia.

Buena pregunta: ¿Qué quiere Dios que yo haga?

Mejor pregunta: ¿Cuál decisión manifestará más la vida de Cristo en mí?

Así que, allí tenemos tela para cortar. Todos en alguna ocasión le hemos dado un uso inadecuado a la Palabra de Dios, y no es fácil deshacerse de hábitos dañinos, sobre todo cuando los nuevos parecen un reto y representan posible incomodidad. Pero los que amamos a Dios entendemos que recorremos un camino que es angosto, y que morir a nuestro yo implica decirle “no” a la autoindulgencia que esta cultura predica a los cuatro vientos.

¿Estás listo para desarrollar una nueva perspectiva para estudiar la Palabra? ¿Crees que será fácil o difícil? Déjanos saber en los comentarios.

2 comentarios en “Seis Cosas para las que no Sirve la Biblia (parte II)”

  1. Excelente Carolina, de verdad ha sido de edificación para mí estos escritos. Pareciera que con los años en el Señor lo hemos aprendido todo, pero estos comentarios me han enseñado mucho acerca del mal uso que le doy a la Biblia. Gracias. Que el Señor te continúe usando para el engrandecimiento de su Reino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *